8 minutos

La vejez es más larga de lo que reflexionamos, dura en promedio 15 años, considerando que en México la esperanza de vida es de casi 80 años, y la jubilación de los adultos mayores comienza a los 65.

Para el 2050, probablemente tú y yo seremos parte de los 32 millones de adultos mayores que se pronostican con más de 60 años, espero que nuestros ahorros sean suficientes para vivir esa etapa con dignidad.

En Mango Life, queremos informar a nuestros lectores con datos reales, sobre lo importante que es destinar un porcentaje de nuestros ingresos para la tercera de edad. No podemos fiarnos de un sólo camino como la cuenta de AFORE, que será insuficiente, y no lo decimos a la ligera, si lo deseas puedes usar la calculadora de la CONSAR para corrobar que tu pensión será menor a un tercio de tus ingresos.

Te dejamos estos 8 datos para que analices por ti mismo como se vive la vejez actualmente en México, y que puede recrudecer en las siguientes décadas: 

1. En 30 años los adultos mayores seremos casi la cuarta parte de la población del país

Acorde a datos derivados de la encuesta ENSANUT 2012, para el 2050 la población adulta mayor de 60 años representará más del 21% de los habitantes de México. Este efecto de envejecimiento acelerado ya se está manifestando en varias partes del mundo, y Latinoamérica no es la excepción. No sólo es debido a que existe una perspectiva más polarizada sobre el tener hijos, sino que, gracias a la medicina y ciertas condiciones de vida modernas, las personas viven más.

Lo anterior, definitivamente repercutirá en las políticas públicas y sociales, las que no darán solución por completo al problema, eso es parte de la realidad actual de los adultos mayores. Tan sólo para el 2013, apenas el 26% de adultos mayores contaba con una pensión digna.

Si los millenials no comenzamos a ahorrar para esa edad, entraremos en estadísticas de las que nadie quiere ser parte. Prevenir el retiro es clave y un compromiso individual.

2. La esperanza de vida en México se ha duplicado, la carga de salud pública también

En México en 1930, el promedio de vida era de 34 años, en los 70’s se elevó hasta los 61 años, actualmente la media se sitúa en 77 años (INEGI). Desafortunadamente, ser viejo en México no es fácil, el 80% de los actuales 12 millones de ancianos viven en pobreza, resaltando el 10% que vive en pobreza extrema (según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, Coneval).

Esta población de adultos mayores requiere de servicios de salud, y si están en pobreza, es claro que los servicios públicos no alcanzan para dar una atención completa a todos. Las políticas sociales no están resolviendo el problema de fondo, y las personas viven no sólo una vejez con grandes carencias económicas, sino de salud, de estrés familiar y depresión.

3. Vivir más años no se traduce en vivir mejor

La vejez es una etapa larga, si lo pensamos concienzudamente, de acuerdo las estadísticas anteriores, al cumplir 60 años, todavía quedarán por delante por lo menos 15 años más. Nadie quiere seguir trabajando durante esa época meramente para sobrevivir, quizá resulte imposible por algún problema de salud.

La realidad es que el 34% sigue laborando (ENIGH 2016).  7 de cada 10 que laboran, están en condiciones informales sin beneficios sociales, y salarios bajos. Hay un importante porcentaje, que vive de programas y apoyos gubernamentales, los cuales no son constantes, sufren modificaciones, y tienen recursos limitados.

En esta etapa, se ha visto un aumento de síntomas depresivos en por lo menos 17.6% de la población, un factor importante que afecta la calidad de vida, los lazos familiares, y en una etapa que se alarga hasta los 80 años.

4. Para el 2016, casi la mitad de los adultos mayores recibían ayuda económica gubernamental

Con esquemas como “Programa 65 y más” el 49% de los viejos en México cubría sus necesidades primordiales (datos al 2016). Otra parte importante, sobrevive gracias a remesas, y al apoyo de su familia.

El restante, que no tiene ningún tipo de pensión o apoyo familiar, tiene que seguir trabajando para generar su sustento. De hecho, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición también informa que 2 de cada 10 hombres mayores de 80 años, aún continúan económicamente activos, y por lo menos una mujer de cada 10.

Las principales actividades informales recaen en sectores de comercio, servicios personales, artesanía, ayudantía y la industria agropecuaria.

5. Ser viejo impacta la vida de tus seres queridos

Tomando en cuenta que las opciones laborales son prácticamente nulas, que los salarios disminuyen, y si se trabaja en la informalidad, no hay otros beneficios, como un eficiente servicio de salud, no imagino tener que trabajar hasta los 80 años.

Todos hemos ido al supermercado, y ver a nuestros viejos empacar nuestros víveres. Incluso conocemos casos de gente que sigue laborando después de los 65 años, y no todos lo hacen porque quieren, es su única opción.

Merecemos vivir una buena calidad de vida en la vejez. Toda la juventud trabajando debe retribuir también al ser adulto mayor.

Desafortunadamente, los salarios y la distribución de ingresos en el país no es equitativa. Nos queda como sociedad ayudarnos, con información, con opciones alternas en beneficio de los trabajadores, que fomenten la educación para fortalecer el ahorro del mexicano y que lo ayude a entender como priorizar sus gastos. Un objetivo nada fácil de lograr…

Nosotros, que tenemos más poder de decisión que otras generaciones, estamos a tiempo de crear un plan que saque provecho de todos los años que faltan para el retiro, y así poder destinar un pequeño porcentaje a nuestra vejez.

Nadie quiere ser una carga para los hijos, los nietos o andar peregrinando con programas gubernamentales.

6. Es una realidad que las mujeres tienen más retos que sortear en la vejez

Las desventajas de género en otras etapas de la vida también impactan la vejez. En la actualidad el rol de la mujer en el hogar, como un trabajo no remunerado sigue siendo relevante y de altas proporciones. Por esta razón muchas de ellas ven interrumpida su etapa laboral, y sus aportaciones para su pensión se merman.

Por cada 100 mujeres mayores de 60 años, existen 87 hombres, lo que indica que ellas viven más tiempo, y muchas son dependientes de sus parejas. Cuando ellos fallecen, suelen quedar en el desamparo, y recurren a buscar otras fuentes económicas. Deben superar más obstáculos a consecuencia del rezago laboral, social y educativo.

Éstas y otras desventajas de las etapas laborales sitúan a las mujeresen condiciones de mayor desventaja. Aunque, ellas viven alrededor de 6 años más que los hombres, también lo hacen en peores condiciones. Son también quienes llevan más tareas relacionadas al cuidado de otros adultos mayores, incluso los nietos, como parte de actividades adicionales al hogar y que no siempre están compensadas económicamente. Es un peso emocional, físico y económico que se prolonga.

7. Los millenials seremos viejos en el 2050 ¿Cómo queremos vivir en esa edad?

Nos ha tocado crecer en una generación con mayores retos económicos que la de nuestros padres, pero también una generación con mayor acceso a la información; a opciones para definir que es importante en nuestra vida e invertir en ello. El problema es que pocos pensamos en resolver económicamente la vejez antes de que ésta llegue, nadie quiere pensarla, aunque sea inevitable.

La vejez sí llega, y si no se le cree relevante, se vivirá igual o peor de lo que muchos viejos la pasan hoy. ¿Por qué? Porqué México está envejeciendo, para el 2050 llegaremos a ser más casi un tercio de ancianos en el país.

No todos podremos vivir de nuestros ahorros, porque sólo el 40% de los mexicanos hoy están ahorrando en un AFORE, sin contar que millones de éstas cuentas están intermitentes, olvidadas o que los ahorros no se van acumulando a la velocidad necesaria para que alcancen a ofrecer una pensión digna.

8. Vivir una buena vejez comienza tomando sabias decisiones en la juventud

Aunque otros digan lo contrario, vivir dignamente como adultos mayores, requiere de alternativas al AFORE; que aceptemos nuestra responsabilidad, y pese a que el gobierno debería tener un mejor mecanismo de pensiones, no podemos esperar a que suceda, y mientras tanto el tiempo corre. Tiempo clave para ahorrar, aunque tengamos ingresos moderados.

Si tú tienes el privilegio de leer este texto, tienes cierta conciencia de la importancia de tu retiro, también tienes una educación e ingresos que te permitirán presupuestar para tu pensión.

Hay alternativas que complementan tu ahorro, y sobre todo tienes las herramientas a tu alcance para tomar conciencia de que tú eres el único que puede darte una pensión que merezcas, aprovecha tu presente y comienza a destinar una porción de tu dinero a tu vida del futuro.

Tú tienes la decisión, pero el tiempo tiene la ventaja.
En Mango Life puedes cotizar un seguro de retiro como alternativa de ahorro. Calcúlalo aquí.

En Mango Life tenemos una alternativa para que puedas ahorrar para tu retiro.

Puedes cotizar tu Seguro de Retiro aquí o pregúntanos todo lo que necesites vía chat. Estaremos encantados de ayudarte a saber más de tu retiro, la jubilación y cualquier duda que tengas.

Tu puedes construir el retiro que mereces
Tu puedes construir el retiro que mereces