Junio 28, 2021 – Educación

¿Contratar un seguro de educación o ahorrar por tu cuenta?

Por Mariana López

Ahorrar siempre será positivo, pero ahorrar a largo para la universidad puede ser aprovechado mejor al contratar un seguro de educación.

Muchos, hemos aprendido a ahorrar a corto plazo, es decir, para las siguientes vacaciones, comprar muebles, ropa u otras cosas de uso básico, pero raramente nos cuestionamos si deberíamos ahorrar a largo plazo.

Nos referimos a pensar en más de 5, 10, 15, 20 años de ahorro. Por ejemplo para nuestro retiro, o para comprar una propiedad, o ahorrar para la universidad de nuestros hijos incluso si apenas son bebés. 

Ahorrar a largo plazo es posible con buenos instrumentos, que te permitirán cumplir con disciplina el objetivo de esa meta a largo plazo.

A nuestro cerebro no le gusta ahorrar sin esquemas claros

Como seres humanos nos cuesta ahorrar porqué queremos la satisfacción más inmediata.

Acorde a un estudio realizado por la Universidad de Cornell, los neurocientíficos señalaron que los humanos tenemos un sesgo de cognición hacia el ganar, lo que nos hace poner más energía en ganar dinero que en ahorrar, incluso puede alterar nuestra percepción del tiempo. 

Explicado de otra manera, nuestro cerebro cree inconscientemente que ahorrar es menos valioso, por lo que le prestamos la mínima atención, y nos enfocamos en ganar más, odiamos perder, aunque eso signifique “ganar experiencias inmediatas”  a costa de objetivos a largo término. No solo aplica al dinero, sino a otro tipo de metas, y así terminamos posponiendo muchas decisiones. 

Nuestros cerebros creen de alguna manera que el ahorro requerirá mucho de nuestro tiempo, administración y atención.

La realidad es que existen mecanismos que facilitan el ahorro, y sobre todo que te dan más beneficios, en el caso que mencionábamos de la universidad para nuestros hijos, contratar un seguro de educación tiene un funcionamiento simple y con más coberturas.

¿Cómo funciona un seguro de educación? 

Un seguro de educación te permite contratar una cantidad exacta que tú decides para recibir cuando tu hijo sea mayor edad, en algunos seguros se manejan edades para recibir la suma cuando el hijo cumpla 18, 20 o 22 años de edad. 

Acorde a lo que contrates tendrás más coberturas además del seguro de educación. 

Por ejemplo, nuestro Seguro de Educación cuenta con otras coberturas: 

  • Exención de pago por desempleo: si pierdes tu empleo, el seguro queda pagado por un año. 
  • Exención de pago por invalidez total y permanente: Si te dictaminan con invalidez, tu seguro queda pagado. 
  • Exención de pago por fallecimiento: Si llegas a faltar, tu familia no tiene que hacer más pagos y a la vigencia tu hijo cobra la suma contratada, no hay retención de impuestos. 

Otros beneficios de este seguro:

  • Anticipo por enfermedad grave; Si te diagnostican con una enfermedad grave, puedes solicitar un anticipo para tratarte.
  • Anticipo para gastos funerarios: Si llegas a faltar, antes de solicitar la suma por fallecimiento, con solo presentar el certificado de defunción tus beneficiarios recibirán un anticipo para enfrentar gastos inmediatos.

Ventajas adicionales sobre tener un seguro de educación

  • Cumplirás más fácilmente tu objetivo y promesa, pues retirar dinero de tu ahorro no es tan sencillo, y debería ser intocable. 
  • Serás más cuidadoso en tus gastos, pues cuando un imprevisto surja, sabrás que el seguro de educación debe ser prioridad y  no puede ser pospuesto
  • Le contarás a tu hijo que tiene un seguro de educación para la universidad y  con ello le darás confianza, él sabrás desde niño que sí tiene la opción de estudiar la universidad, ya hay un plan financiero dedicado a ello. 


Recuerda que contratar un seguro de educación te dará un mejor precio entre más joven seas tú y tu hijo (a), para que puedas tener la tranquilidad de ahorrar por varios años con este instrumento financiero y aprovechar las ventajas adicionales que te ofrece.

Ahora que has conocido la importancia de ahorrar y saber que mecanismos existen para sacarle más provecho a tu dinero 

Nueva llamada a la acción